El Farolillo Rojo

Periódico digital de ciclismo internacional con un foco en España y Larinoamérica

La magia de la Strade Bianche, caminos de tierra en Siena que cautivan al mundo

4 minutos de lectura
El desafío de grava por antonomasia, una clásica especial para los que disfrutan de una auténtica obra de arte ciclista.
La magia de la Strade Bianche en la espectacular toscana italiana.

La magia de la Strade Bianche en la espectacular toscana italiana.

El desafío del Sterrato italiano por excelencia para empezar la temporada, una clásica especial para aquellos que disfrutan de una auténtica obra de arte ciclista. La magia de la Strade Bianche.

La magia de la Strade Bianche, una heroica clásica a la antigua usanza en caminos polvorientos de grava blanca.
La magia de la Strade Bianche, una heroica clásica a la antigua usanza en caminos polvorientos de grava blanca. | Foto via Giro d’Italia

Caminos blancos, caminos empedrados. La Piazza del Campo se convierte en el centro del mundo, como durante el Renacimiento, cuando Italia mostró el camino hacia la belleza. Sfida icónica de ciclista contra ciclista, en unos hermosos paisajes, con duros y polvorientos camino de grava. Muchos dicen que es una carrera de antaño en la época más tecnológica de este loco deporte. La clásica sienesa, considerada el sexto monumento del ciclismo por su encanto, no es y nunca será una carrera normal.

El Sterrato marca la pauta

Con un percorso muy accidentado y ondulado tanto por plano como por altitud, sin grandes subidas, pero salpicado de tramos más o menos empinados, sobre todo por caminos de tierra. Son poco más de 40 kilómetros de caminos de tierra divididos en 12 sectores con superficies bien mantenidas, bien pisadas, libres de incursiones de hierba y con poca gravilla en la superficie.

Una ruta para el deleite del ciclista y el espectador

Salida de Siena con unos primeros kilómetros sinuosos sobre asfalto hasta llegar al primer sector de Sterrato de unos 2,1 km. perfectamente recto y con un ligero descenso constante. Unos pocos kilómetros separan el segundo sector de 5,8 km., el primer verdadero desafío de la carrera, que se caracteriza por un largo tramo en subida con pendientes de hasta el 10%.

Luego se llega a Radi donde se encuentra el tercer sector de 4,4 km. e inmediatamente después el cuarto sector «La Piana» de 6,4 km., menos exigente en altitud, que conduce a Ponte d’Arbia desde donde, siguiendo la Cassia, se llega a Monteroni d’Arbia. Aquí comienza el quinto sector de tierra, San Martino in Grania de 9,5 km. en medio de Crete Senesi. Un largo sector de tierra con una sucesión de ligeras subidas y bajadas en la primera parte para finalizar con una subida cerrada que devuelve al asfalto.

Dureza y belleza en su máxima expresión. | Foto via GF Strade Bianche

Sigue con un tramo de asfalto con pocas dificultades hasta entrar en la clásica ruta de Monteaperti con el mismo desafiante final. Inmediatamente después de Monteaperti se encuentra el sexto sector de sólo 600 m., pero con un camino de tierra con pendientes de dobles dígitos. Luego se vuelve a encontrar el asfalto en Vico d’Arbia, donde se accede al circuito de 30 km. Después de Pieve a Bozzone, el circuito ofrece el séptimo sector, Colle Pinzuto de 2,4 km. con pendientes de hasta el 15%. La magia de la Strade Bianche reside aquí.

Exigencia máxima

Unos kilómetros más adelante se encuentra el octavo sector del Tolfe, 1,1 km. con una secuencia de descenso en seco seguido de una fuerte subida de pendiente máxima del 18%. Poco después del Tolfe, en el primer paso, se accede al nuevo sector de la Strada del Castagno, noveno sector de 1,3 km. que conduce a algunos pasos exigentes sobre asfalto hasta Pontignano, Ponte a Bozzone y San Giovanni a Cerreto, donde se toma el décimo camino de tierra, Montechiaro de 3,3 km. Al final de este sector, en Vico d’Arbia, termina el anillo A continuación se recorre por segunda vez los sectores de Colle Pinzuto y Tolfe, girando hacia Siena cuando restan poco más de 10 km. hasta llegar a Siena.

La puerta grande por via Santa Caterina

Los últimos kilómetros serpentean durante la primera parte fuera de la ciudad de Siena por carreteras anchas y largas rectas conectadas entre sí por amplias curvas, primero en bajada y luego ligeramente en subida hasta 2 km. de la meta donde se toma la carretera exterior de Fontebranda con pendientes del hasta 9%. A 900 m. de la meta se pasa la Porta di Fontebranda y comienza el pavimento asfaltado. La pendiente supera el 10% hasta alcanzar picos del 16% a unos 500 m de la meta, en via Santa Caterina.

Entrada gloriosa tras un giro brusco a la derecha por via delle Terme y luego por via Banchi di Sotto. Después de 300 m. el camino siempre va ligeramente cuesta abajo. A 150 m. giro a la derecha en via Rinaldini. A los 70 m. se entra al campo, los últimos 30 m. cuesta abajo al 7%, meta llana.

El arco de meta en la mágica Piazza del Campo. | Foto via Strade Bianche

Contando las horas para disfrutar de la magia de la Strade Bianche en la Toscana

A poco más de un mes, entrenando en el frío no, en el helado y ventoso terreno holandés preparando el Gran Fondo, solo pienso en rodar en las vías de la Toscana, solo imaginarme recorrer los terrenos de en una de las pruebas con más magia y que más hondo ha calado dentro del calendario profesional me motiva a seguir poniéndome a tono. La magia de la Strade Bianche, la considerada ya como una neoclásica indiscutible.

1 comentario en «La magia de la Strade Bianche, caminos de tierra en Siena que cautivan al mundo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *