El Farolillo Rojo

Periódico digital de ciclismo internacional con un foco en España y Larinoamérica

Lo de ayer en Flèche Wallonne da para reflexionar

2 minutos de lectura
Flèche Wallonne - Tenemos que pensar

Entiendo que el ciclismo es un deporte de titanes, de lucha e incluso de épica. Entiendo también que se corre en situaciones de condiciones atmosféricas extremas y que es parte del deporte. Ha habido mucho debate sobre las temperaturas máximas y sobre los desiertos de Arabia y Emiratos Árabes, así como las etapas maratonianas de Tour y Vuelta bajo el sol abrasador de Julio y Agosto. No obstante, hoy vamos a tratar otro tema: el frío y la lluvia. En resumen, y en mi opinión, lo que vivimos ayer en Flèche Wallonne no tiene sentido para un deportista profesional y es malo para el espectáculo.

Lo de Skjelmose es para reflexionar

El hecho de que uno de los ciclistas favoritos a ganar la carrera, con un año en progresión y siendo de los más fuertes del pelotón tenga que ser tratado de la guisa que vemos en el vídeo a continuación es para reflexionar.

¿Hasta qué punto estamos dispuestos a seguir viendo esto en nuestro deporte? Creo que la seguridad e integridad física de los corredores debería ser lo primero. Es cierto que unas veces el tiempo juega más a favor de unos y otras veces más a favor de otros. Pero hay algunos límites que deberían revisarse. Se deberían marcar unos casos objetivos de condiciones extremas para que sirviera a los jueces de guía para poder decidir de una forma ordenada y consecuente.

La predicción ayer en Huy (la zona en la que corrían los ciclistas) era de 4º de media con lluvias de hasta 25 o 30mm por hora. Para que os hagáis una idea, es una tromba de agua tipo tormenta con una temperatura cercana al peligro de hielo o agua nieve. Sinceramente, creo que no es la mejor forma en la que queremos ver a los ciclistas encima de una bici y dando espectáculo. Sé que hay una gran dificultad logística en suspender este tipo de eventos por la organización que suponen a nivel civil, ciudadano y de seguridad vial y metropolitana. Pero también sé que ver llegar a 44 (abandonaron más de 130 corredores) corredores a meta con más de la mitad helados y sin poder dar lo mejor de si mismos, no es lo mejor ni para los deportistas ni para los aficionados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *